El Verbo hecho carne


«En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios.
Este estaba en el principio con Dios.
Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la dominaron.
La luz verdadera que alumbra a todo hombre venía a este mundo.
En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por medio de él; pero el mundo no lo conoció.
A lo suyo vino, pero  los suyos no le recibieron.
Más a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.
Estos no nacieron de sangre, ni por voluntad de carne, ni por voluntad de varón, sino de Dios.
Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad; y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre.
De su plenitud recibimos todos, y gracia sobre gracia, porque la Ley fue dada por medio de Moises, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer»


Constantemente el hombre busca encontrar el sentido de la vida. En cada periodo de la humanidad se le fue dando un sentido distinto al hecho de estar vivo, y hoy, el mundo vive centrado en el YO para poder contestar esta pregunta que se hace la humanidad. Miles de libros de auto-ayuda nos instan a buscar dentro nuestro el propósito de nuestras vidas, centrando en nosotros mismos el sentido de la vida.

Todo, todo, fue hecho por él y sin él nada tiene sentido, Jesús le da sentido a tu vida, él le da sentido a todo lo que Dios creó. 

Por muchas razones el hombre siempre cae en centrar el sentido de su vida en el mismo, y por este motivo busca constantemente satisfacer sus propias necesidades. Si pudiéramos ver hace 100 años como eran las familias y lo que hoy representa «La Familia» veríamos el deterioro que el egocentrismo ha traído a nuestro tiempo. Con consignas como «Derechos» y «Libertad» la humanidad va centrándose cada vez mas en el individualismo.

Contrariamente a nuestra especie, que a diferencias de las demás de la tierra, somos totalmente dependientes desde el nacimiento a nuestros pares. La mayoría de los animales son independientes poco tiempo después de nacer. En cambio nosotros hemos sido creados para vivir en compañía, pero en este tiempo de «Hago lo que para mi esta bien», nos estamos haciendo cada vez mas individualistas y la vida, como la conocemos, cada vez mas tiene menos sentido y valor en la sociedad.

El mundo fue hecho por medio de él, todo lo que vemos a nuestro alrededor, toma sentido en él. Pero el mundo no lo conoció, no pudo comprender esta verdad.

El verbo, la palabra de Dios, se hizo carne y habito con nosotros, pudiendo ver así la gloria de Dios tangible en la tierra. Imagina cuanto te ama Dios, que aun están lejos de su presencia, entrego a su unigénito Hijo para que seas reconciliado con Él. Y como dice la palabra de Dios, a quienes creen en el nombre de Jesús les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Es un amor sin condicionamientos, por gracia osea porque él te ama, ya que no somos llamados hijos de Dios por nuestras obras, sino por su eterno e infinito amor.

A Dios nadie lo ha visto jamás pero su unigénito Hijo, Jesucristo, nos lo ha dado a conocer.

La humanidad ha sido reconciliada con Dios por medio de Jesucristo, por medio de él obtenemos la gracia y la verdad, por eso fuera de él no hay nada. Todo se nos ha dado por medio de Jesucristo, de aquí se desprende nuestra necesidad y dependencia con Cristo. Solo en él encontramos la gracia, la verdad, la libertad y la reconciliación. Es en él que encontramos el sentido de nuestra vida, el porque hemos sido creados, porque estamos en la tierra y que pasara luego de nuestra muerte o el regreso de Jesús.

Por eso te aliento que cada día le entregues tu vida a él, ya que en el encontramos la plenitud y todo lo que necesitamos en nuestras vidas. Vive ligero, ya que tu tesoro no es de este mundo, tu tesoro es él. Nada de este mundo, como pueden ser las riquezas, éxito, reconocimiento entre otras, podrán satisfacer el anhelo de tú corazón. Solo él podrá llenar ese lugar, así lo dispuso tú creador. Y no hacer caso a la forma mediante la cual fuiste hecho, seria como querer utilizar un invento para algo totalmente distinto para lo que fue creado. Seria una experiencia inútil, difícil, complicada y sin sentido.

Recuerda que todo cobra sentido, tu vida y todo tu alrededor, en él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat