La edificación mutua

Por lo tanto, busquemos todo lo que conduce a la paz y a la edificación mutua. No eches a perder la obra de Dios por causa de la comida. En realidad, todos los alimentos son limpios; lo malo es comer algo que haga perder la fe a otros. Es mejor no comer carne, ni beber vino, ni hacer nada que sea causa de que tu hermano tropiece. La fe que tienes, debes tenerla tú mismo delante de Dios. ¡Dichoso aquel que usa de su libertad sin cargos de conciencia! Pero el que no está seguro de si debe o no comer algo, al comerlo se hace culpable, porque no lo come con la convicción que da la fe; y todo lo que no se hace con la convicción que da la fe, es pecado.
Romanos 14:19-23

Busquemos todo lo que conduce a la paz y a la edificación mutua. De esta manera comienza Pablo esta sección de su carta a los Romanos. Que importante es la comunión con nuestra familia espiritual, el apoyo, la enseñanza, el estar presente, el escuchar y tantas otras cosas que podemos hacer para mantener la paz. Dios nos creo a todos con distintos pensamientos, creencia, y formas de comprender ciertas cosas de la vida. Son estas diferencias las que nos complementan en el cuerpo de Cristo.

Y por ese motivo todos tenemos distintas tentaciones que pueden hacernos caer de la fe, y es por lo que Pablo insta a los creyentes a comprender a cada uno que es lo que nos puede hacer caer. Así que si alguien no esta seguro si algo esta bien o esta mal, seria mejor no hacerlo, porque al hacerlo con la culpa de no poder discernir entre el bien y el mal nos lleva a perder la paz. Por lo que analicemos nuestras vidas, para así comprender que es lo que nos aleja de Dios, para así poder sacarlo de nuestras vidas.

Nunca olvides que Jesús Te Ama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat