Día 1: Todo comienza con Dios

 

Cristo es la imagen visible de Dios, que es invisible; es su Hijo primogénito, anterior a todo lo creado. En él Dios creó todo lo que hay en el cielo y en la tierra, tanto lo visible como lo invisible, así como los seres espirituales que tienen dominio, autoridad y poder. Todo fue creado por medio de él y para él.
Colosenses 1:15-16

No se trata de ti.

El propósito de tu vida excede en mucho a tus propios logros, a tu tranquilidad o incluso a tu felicidad. Es mucho mas grande que tu familia, tu carrera o aun tus sueños y anhelos mas vehementes. Si deseas saber por que te pusieron en este planeta, debes empezar con Dios. Naciste por su voluntad y para su propósito.

La búsqueda del propósito de vivir ha intrigado a la gente por miles de años. Eso ocurre porque solemos empezar por el punto de partida errado: nosotros mismos. Nos hacemos preguntas egoístas como: ¿Que quiero ser?, ¿Que debo hacer con mi vida?, ¿Cuales son mis metas, mis anhelos, mis sueños con el futuro? Enfocarnos en nosotros mismos nunca podrá revelarnos el propósito de nuestra vida.

¿Hay alguien todavía que no sepa que Dios lo hizo todo con su mano? En su mano está la vida de todo ser viviente.
Job 12:9-10

Contrario a lo que te dictan muchos libros conocidos, películas y seminarios, no encontraras el sentido de tu vida buscando en tu interior. Es muy probable que ya lo hayas intentado. No te creaste a ti mismo, por lo tanto no hay manera de que puedas decirte para que fuiste creado. Si yo te entregara un invento que nunca has visto, no sabrías para que sirve ni tampoco el ingenio te lo podría decir. Solo el inventor, o el manual de instrucciones, podría revelarte el propósito de dicho invento.

En una ocasión me perdí en las montañas. Me detuve a preguntar como llegar al campamento y la respuesta fue: «No puedes llegar hasta allí desde este lugar. ¡Tienes que empezar por el otro lado de la montaña!» De igual manera, no puedes llegar a la conclusión de tu existir centrándote en ti mismo. Dios es tu punto de partida, tu creador. Existes tan solo porque el desea que existas. Fuiste creado por Dios y para Dios, y hasta que lo entiendas, tu vida no tendrá ningún sentido. Solo en el encontramos nuestro origen, nuestra identidad, nuestro sentido, nuestro propósito, nuestro significado y nuestro destino. Cualquier otra ruta termina en un callejón sin salida.

Muchos tratan de usar a Dios para su propio beneficio, pero eso es antinatural y esta condenado al fracaso. Fuiste creado para Dios, no al contrario: la vida consiste en permitir que él te use para sus propósitos y no que tú lo uses a él para los tuyos.

Obsesión con sí mismo en estos asuntos es un callejón sin salida; la atención a Dios nos guía a una vida libre y espaciosa.
Romanos 8:6

He leído muchas obras que me ofrecen diferentes maneras de descubrir el propósito de mi vida. La mayoría se pueden clasificar como libros de «auto-ayuda», porque abordan el tema desde una perspectiva egoísta. Los libros de auto-ayuda, incluidos los cristianos, ofrecen por lo general los mismo pasos a seguir para que logres encontrar el propósito de la vida: Piensa en tus sueños; Define tus valores; Trázate metas; averigua cual es tu fuerte; Apunta a la cima, ¡Alcánzala!; Se disciplinado; Cree en ti mismo para lograr tus metas; Involucra a otros; Nunca te des por vencido.

Muchas veces estas recomendaciones llevan al éxito. Por lo general puedes lograr alcanzar una meta si pones todo tu empeño. ¡Pero tener éxito y cumplir el propósito de tu vida son dos temas muy distintos! Podrías alcanzar todas tus metas y ser un triunfador de acuerdo con los estándares del mundo, y aun así no saber la razón para la cual Dios te creo. Por eso necesitas mas que un asesoramiento de auto-ayuda.

La auto ayuda no es eficaz en todo. El sacrificio es el camino, mi camino, para encontrarte a ti mismo, a tu verdadero yo.
Mateo 16:25

Este no es un libro de auto-ayuda. Tampoco es una guía para buscar la carrera adecuada, ni para hacer tus sueños realidad o planificar tu vida. No se trata tampoco de como meter a la fuerza mas actividades en una agenda ya sobrecargada. En realidad, te enseñara como puedes hacer menos en la vida, concentrándote en los mas importante. Trata sobre el tema de llegar a ser aquello para lo que Dios te creo.

¿Como descubres, entonces, el propósito para el que fuiste creado? Tienes solo dos opciones, La primera es especular. La mayoría prefiere esta. Hacen conjeturas, adivinan, teorizan Cuando la gente dice: «Yo siempre he pensado que la vida es…», en realidad quiere decir: «Esta es la mejor suposición que se me ocurre.»

Durante miles de años, grandes filósofos han especulado y discutido acerca del sentido de la vida. La filosofía es un tema importante y tiene su utilidad, pero cuando hay que definir el sentido de la vida, aun los filósofos mas sabios especulan.

El Dr. Hugh Moorhead, profesor de filosofía de la Universidad Northeastern de Illinois, en una ocasión escribió a 250 de los mas reconocidos filósofos, científicos, escritores e intelectuales del mundo, preguntándoles: ¿Cual es el sentido de la vida?, para después publicar las respuestas en un libro. Algunos dieron las mejores respuestas que pudieron, otros admitieron que acababan de platearse la razón de vivir y otros fueron mas sinceros en responder que no tenían ni la menor idea. ¡En efecto, varios le pidieron al profesor Moorhead que les escribiera de vuelta y les dijera si había encontrado la razón de vivir!

Afortunadamente hay una alternativa a la especulación acerca del significado y el propósito de vivir, y es la revelación. Podemos considerar lo que Dios revelo en su Palabra con respecto a la vida La manera mas fácil de entender el propósito de un invento es preguntarle al inventor. Lo mismo ocurre cuando quieres saber la razón de tu vida: pregúntale a Dios.

Dios no nos dejo en medio de la oscuridad para andar a ciegas. El revelo claramente en su Palabra sus cinco propósitos para nuestras vidas. La Biblia es nuestro manual de instrucciones el cual explica por que estamos vivos, en que consiste la vida, que evitar y que esperar del futuro. Enseña lo que ningún libro filosófico o de auto-ayuda.

La sabiduría de Dios… Proviene de lo profundo de su propósito… No es un mensaje novedoso, es lo que Dios determino para nuestra gloria desde la eternidad.
1 Corintios 2:7

Dios no es tan solo el punto de partida en tu vida, sino la fuente de ella. Debes ir a la Palabra de Dios, no a la sabiduría del mundo para descubrir el propósito de tu vida. Necesitas fundamentar tu existencia en las verdades eternas y no en la psicología de moda, la motivación del éxito o en testimonios emotivos.

Es en Cristo que sabemos quienes somos y para que vivimos. Mucho antes que oyéramos de Cristo, el nos vio y nos diseño para una vida gloriosa, parte de su propósito general en el que trabaja en todo y para todos.
Efesios 1:11

Este versículo muestra tes revelaciones para tus propósitos:

  1. Encuentras tu propósito e identidad al tener una relación con Jesucristo. Si aun no tienes esta ultima, mas adelante te explicare como iniciarla.
  2. Dios pensó en ti mucho antes que tú en Él. Lo que designo para ti precede al momento en que fuiste concebido. Lo planifico desde antes de que existieras, ¡y sin tu participación! Puedes elegir tu carrera, tu cónyuge, tus pasatiempos y muchos otros componentes de tu vida, pero no te toca escoger tu propio designio.
  3. El propósito de tu vida es parte de un designio cósmico mucho mas vasto, uno que Dios planeo para la eternidad. De eso se trata este libro.

El novelista ruso, Andrei Bitov, creció bajo un régimen ateo comunista. No obstante, Dios capto su atención un día lúgubre. El cuenta que: «A mis veintisiete años, mientras viajaba en el metro, en Leningrado (ahora San Petersburgo), me embargo una angustia tan grande que parecía que la vida se me detenía de súbito, el futuro se tornaba incierto y todo perdía significado. Repentinamente, como de la nada, apareció una frase que rezaba: La vida sin Dios carece de sentido. Para asombro mio empece a repetirla y me deje llevar por esa frase, como si fuera trasladado a través de una escalera. Al salir del metro me encontré con la luz de Dios.

Quizás has sentido confusión en cuanto a propósito en la vida. Felicidades, estas a punto de entrar en la luz.

DÍA UNO
PENSANDO EN MI PROPÓSITO

Punto de Reflexión
No se trata de mí.

Versículo para recordar
«Todo comenzó con Él y para los propósitos de Él.»
Colosenses 1:16

Pregunta para considerar
A pesar de toda la publicidad que me rodea,  ¿Que puedo hacer para recordar que la vida consiste en vivirla para Dios y no para mi mismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat